Conocemos las consecuencias que ha traído el virus COVID-19 en nuestra población, y que como medida de protección se ha determinado cuarentena en gran parte de nuestro país.

En primera instancia puede ser agradable pasar más tiempo en casa, con horarios más relajados y junto a los nuestros, pero cuando ya hemos cumplido más de una semana en casa, las cosas empiezan a cambiar. Nuestra ansiedad comienza a aumentar, surgen preocupaciones, mayor irritabilidad, discusiones familiares, baja tolerancia, problemas de sueño, aumento de peso, entre otros síntomas biopsicosociales.

Es por esto que es importante centrarse en el autocuidado como regla número 1 de esta crisis sanitaria y, ojala, mantenerla para el resto de nuestra vida.

Aquí comparto algunas recomendaciones:

  1. Evita la rigidez horaria en tus labores diarias
  2. Comienza tu día con un pensamiento positivo, de esa formas comenzarás con el pie derecho.
  3. Bebe un vaso de agua tibia con medio limón exprimido. Esto permite fortalecer tu sistema inmune, echar a andar correctamente tus órganos y alcalinizar tu sangre para eliminar toxinas.
  4. Toma un desayuno balanceado y completo. Recuerda que todo parte desde el interior hacia el exterior.
  5. Aumenta tu ingesta de vitamina C disponible en alimentos, como los cítricos, o en suplementos. También te ayudarán a fortalecer tu sistema inmune y absorber de mejor forma las vitaminas y minerales de tu alimentación.
  6. Come tus comidas despacio y sin distractores. No lo hagas frente al televisor o computador o celular, dedícale al menos 20 minutos. De esta forma permitirás que tu cerebro reciba la señal de satisfacción y evitarás los picoteos innecesarios.
  7. Limita tus horas de noticias. Mantente informado, pero no exageres.
  8. Si tienes la posibilidad, siéntate 20 a 30 minutos al sol. Esto ayudará a la producción de Vitamina D, encargada de la salud ósea y nos ayudará a aumentar el estado anímico.
  9. Si estas con tele trabajo, haz pausas durante tu jornada para tomar un descanso o un snack, o disfrutar tiempo con tu familia, pareja y/o mascotas.
  10. ¡MUÉVETE! El ejercicio nos ayuda a eliminar tensiones mentales y corporales y a sentirnos mucho mejor con la producción de endorfinas, que será tu mejor antidepresivo.
  11. Aliméntate naturalmente. Evita los alimentos procesados que nos producen desequilibrios hormonales, anímicos y el posible aumento de peso. No descargues tus emociones o frustraciones en la comida.
  12. Si te sientes ansioso durante el día, tómate unos minutos para cerrar los ojos, concentrarte en tu respiración. Intenta llevar tus ritmos internos a la normalidad. Recuerda algún lugar que te guste mucho y deja que tu mente descanse ahí por unos segundos. MEDITA
  13. Evita el exceso de café, bebidas energéticas o exceso de azúcar. Estas son sustancias que aumentan tu ansiedad. Bebe agua, jugos naturales, infusiones de hierbas ansiolíticas como la lavanda, melisa o manzanilla.
  14. Intenta no pasar mucho tiempo en tu habitación. Déjala solo para descansar, dormir y disfrutar en pareja. De esta forma no confundiremos a nuestro cerebro y evitaremos los posibles trastornos del sueño.
  15. ¿Recuerdas lo que te gustaba hacer antes que aparecieran las responsabilidades? Retoma esas actividades que te producían mucho placer, te mantendrá ocupado, en relajación y desarrollarás nuevas habilidades
  16. ¡NO TE OLVIDES DE TI! Levántate todos los días, dúchate y vístete. No por quedarte en casa pasarás acostado o en pijama todo el día. Esa es una conducta depresógena y no nos ayuda. Maquíllate, perfúmate, consiente a tu cuerpo. Te darás cuenta el cambio que genera en tu actitud.
  17. Bebe suficiente AGUA durante el día. Te ayudará a limpiar tu organismo y sentirte mejor.
  18. No pierdas las esperanzas, recuerda que todo esto va a pasar.
  19. Deja una parte de tu día para dedicárselo a los tuyos. Este período de crisis puede distanciarnos o unirnos a nuestros seres queridos. Prefiere lo segundo.
  20. Come una cena liviana y nutritiva para evitar que nuestro sistema digestivo perjudique la calidad de nuestro descanso nocturno
  21. Termina tu día dando las gracias por algo. Puede ser por tu familia, tus hijos, tus mascotas, tu trabajo o por ese atardecer que te llenó el alma. Decide poner tu foco de atención en lo positivo de tu vida, y no en lo que malgasta tu energía interna. Siempre, pero siempre, tendremos algo por lo que agradecer-
  22. No olvides que un estilo de vida no es una moda, si no, algo que va contigo para siempre. Permite que estos momentos te dejen esa gran enseñanza. Así estaremos muchos más preparados para lo que sea que nos presente el futuro.
  23. Si nada de esto te sirve, no dudes en contactar a un profesional de salud mental. La tele consulta psicológica ya se está utilizando por estos profesionales.
  24. Recuerda: No estás solo en esto.

María José Ossa G.
Psicóloga Clínica Colonial

Leave a reply