Al igual que nuestra piel, los ojos necesitan protección contra los rayos UV, especialmente en la temporada estival, cuando queremos salir al parque, ir a la playa o descansar en el campo. Para prevenir molestias y daños, te damos los siguientes consejos:

No expongas tus ojos a la luz solar directa.

Utiliza gafas de sol con protección UVA-UVB cuando estés al aire libre, incluso si el día está nublado.

Compra tus lentes de sol en establecimientos seguros y asegúrate de que tengan 400nm de longitud de onda de protección.

Procura no exponerte al sol prolongadamente entre las 10:00 y las 16:00. En este periodo los rayos UV son más fuertes y afectan directamente la visión.

Es importante que sepas que el uso de anteojos de sol está recomendado para niños desde los 4 años de edad; sin embargo, hasta los 10 años no se debe usar por tiempos prolongados.

Nunca uses lentes sin filtro UV, ya que no evitan daños en la retina, córnea o la generación de cataratas a edad temprana.

Leave a reply